El Bum del Cripto Daño Ambiental

Las cripto monedas como las conocemos, están afectando el medio ambiente.

Bitcoin, Etherium, Phoenixsiv, Cardano, las Cripto más sonadas en la actualidad, pero ¿cuál apoya al medio ambiente?

El boom de las criptomonedas no solo ha sacudido al mundo político, económico o tecnológico, sino que ha despertado el debate en otras ramas de la sociedad. El gran debate se centra en ¿Qué tanto afectan las criptomonedas al medio ambiente? La gran inquietud del siglo XXI… ¿Qué gasto energético genera esta criptodivisa? ¿Cómo afectan al planeta? ¿Cómo impactan las monedas digitales en la sociedad? ¿Tienen un efecto positivo o negativo?

Para hacernos una idea comparativa de qué alcance tiene el gasto eléctrico en minería de Bitcoin supera al consumo de toda Dinamarca. ¡Pero hay mucho más! Y hoy toca entender cómo la expansión del uso de las criptomonedas nos afecta en muchos ámbitos.

Para ello debemos indagar ¿Cómo afecta el bitcoin al medio ambiente? Por eso nace la necesidad de conocer la historia de las primeras criptomonedas, sus orígenes, objetivos. Pero además indagar sobre la tecnología y terminología con la que funcionan, por ejemplo: ¿Qué es el Blockchain?, ¿Qué criptomonedas son más rentables?

Se conoce que el gasto energético empezó a aumentar con la llegada del bitcoin en el 2009. Este acontecimiento tomó por sorpresa al mundo, con algo que al principio parecía un fenómeno de “nicho” dentro de las vastas opciones de innovación del Internet. Sin embargo, al tomar mucha más fuerza, ha conseguido que muchos países opten por cambiar su legislación y generen muchos otros instrumentos económicos para que las criptomonedas no afecten su economía tradicional.

Tal ha sido el debate; que no solo ha generado intensas discusiones político económicas, sino que también ha llegado a esferas como la filosofía y, sobre todo, al medio ambiente. Producir criptomonedas tiene un gasto energético enorme.  En marzo de 2021, el consumo de energía mundial de la red Bitcoin se estimó en 149 teravatios-hora (TWh) ¡solo del Bitcoin! 

Los usuarios de criptomonedas como Ethereum, por solo citar un ejemplo de crecimiento enorme, parecen estar interesados en la especulación, pero sus intereses van más allá. Por el contrario, en las acciones la especulación es lo principal.  Para aquellos que minan criptomonedas desde antes de su cobrarán valor entre las comunidades Cripto, han ocasionado un consumo fuerte de energía a nivel mundial, esto sobre pasa cualquier especulación.

Pero… ¿Cómo está afectando el minado de monedas digitales al planeta? ¿Cómo afectan al medio ambiente las criptomonedas? Vamos con una explicación más extensa…

¿Cómo afecta el bitcoin al medio ambiente?

La única manera de producir bitcoins, ya que no hay un banco central que emita el billete en papel, es a través de los mineros y cualquier usuario, puede serlo. Los mineros de criptomonedas son los encargados de producir el código hash, el cual se obtiene usando un software creado especialmente para poder sortear problemas criptográficos.

A nivel mundial, rápidamente podemos ver quien se dedica a producir más monedas digitales en el siguiente mapa…

Rápidamente podemos ver que China es el mayor productor de monedas digitales, después Estados Unidos seguido de Rusia, etc. Este mapa y otros datos de interés sobre la creación de hash están muy bien expuesto en un análisis realizado desde la Universidad de Cambridge.

La dependencia energética para producir monedas afecta directamente al medio ambiente y al ecosistema eléctrico tradicional; la alta complejidad que genera producirlos, deriva en la necesidad de una gran cantidad de electricidad con un buen montón de problemas asociados.

La moneda es digital, pero en realidad la contaminación es muy real. La huella de carbono de la minería de bitcoin al año sobrepasa las 17.000 kilotoneladas de dióxido de carbono… ¿Cuánta energía consume crear los bitcoins?

Primero un acercamiento hasta el 2018, y después un mapa que llega al 2021. El cambio en tendencia alcista, simplemente ¡brutal!

Se estima que actualmente el gasto de electricidad en minería de bitcoin supera a países como Dinamarca, Bulgaria y Bielorrusia, y supone más del 25% del consumo de energía de Holanda, el 15% de Australia o el 10% de Reino Unido.

Si miramos por el tipo de energía que se consume para crear monedas, tenemos:

Podemos verificar, que, aunque las renovables están al alza, aún el consumo de energía por minado de monedas está perjudicando al medio ambiente de forma contundente.

según un informe de la Agencia Internacional de Energía (IEA) posicionan al Bitcoin y al resto de las criptomonedas como uno de los negocios que más electricidad consume a nivel mundial. Si estas criptodivisas fueran un país, ocuparían el peligroso puesto número 41 en el ranquin de naciones que más electricidad consumen de manera anual según Digiconomist. Se clasificaría como se muestra a continuación:

Consumo de energía criptomonedas:

Las criptomonedas es uno de los negocios que más electricidad consume a nivel mundial

Además, otros estudios climáticos señalan que, tras desatarse la fiebre por las criptomonedas, el consumo de luz ha aumentado cerca de un 30% en algunas ciudades del mundo debido a la cantidad de corriente que necesitan las computadoras para minar criptodivisas.

También es posible comparar el consumo de energía de Bitcoin con algunos de los mayores países consumidores de energía del mundo. También podemos comparar el consumo de energía de Bitcoin con otros sistemas de pago (El ejemplo es con VISA):

Criptomonedas y visa

Ahora bien, no todo es negativo al respecto: las criptomonedas tienen la ventaja de no necesitar ser impresas y sucede lo mismo con la tinta, por lo que ningún árbol sufre por ellas ni se gasta energía en todas las máquinas que participan en el complejo armado de un billete nacional.

En resumen, puede compararse al de las revistas y diarios: su presencia en el mundo web aumenta el consumo eléctrico, pero deja a los árboles en paz, por lo que es necesario hacer estudios en profundidad sobre los pro y ventajas de cada caso, y empezar a pensar en aplicar medidas de encomia circular desde la perspectiva tecnológica.

Aprendiendo más sobre criptomonedas y su historia tal como señalamos anteriormente, la primera moneda, también conocida como criptodivisa, fue Bitcoin, lanzada al mundo allá por el 2009. Según se puede rastrear, su creados es una persona anónima, aunque se ha logrado saber su nombre: Satoshi Nakamoto.

La idea de esta nueva moneda virtual es que funcione como una forma de pago alternativa, cuyas principales características es ser una divisa segura sin intermediarios y, además, sin tener que estar ligada bajo ningún concepto a los bancos centrales de los países.

Cabe recordar que dichos organismos nacionales no son capaces de devaluar la moneda; las criptomonedas, al no tener esa relación, mantienen una autonomía aún mayor. Tras los primeros pasos, en estos últimos tiempos han salido a la luz otras monedas virtuales como Dash, phoenixsiv Ripple y Litecoin. Partiendo que las dos primeras en sus campañas y forma de minería no necesitan Tarjetas gráficas físicas, sino servidores que operan en la nube minería POS.

Diferencias en el proceso de minado

Entre ambos consensos hay una diferencia que es la principal. En POW se necesita recursos externos como hardware de minería para completar los procesos. En POS no es necesario.

A través del protocolo de la Prueba de Trabajo (POW), los mineros resuelven problemas matemáticos. Por dicho trabajo éstos obtienen una recompensa por agregar un bloque verificado a la blockchain. Para ello se utilizan potentes equipos informáticos que son capaces de descifrar el problema. Una vez que lo han hecho, envían un mensaje a los otros ordenadores de la comunidad para su verificación. Sin embargo, uno de los problemas que esto conlleva es que se emplea una gran cantidad de recursos, como por ejemplo energía eléctrica. Esto va en contra de la idea de descentralización de las criptomonedas, pudiendo poner en riesgo el sistema. Como por ejemplo que una única persona tuviera más de la mitad de la potencia computacional de la red.

Por contra, la validación de las transacciones es bien diferente en la Prueba de Participación (POS). En este caso, los cálculos criptográficos son mucho más sencillos de resolver. Solo se necesita demostrar que un minero posee un cierto porcentaje de todas las criptomonedas disponibles de una determinada moneda. Por ejemplo, si alguien posee el 2% de todos los Ether, podrá extraer el 2% de todas las transacciones en Ethereum. Esto podría ayudar a fomentar una mayor participación de la comunidad.

Ventajas y desventajas de POW y POS

Cada modelo tiene sus ventajas y desventajas. Por ejemplo, POW ha demostrado ser muy eficiente y segura. Aunque no tanto en lo que tiene que ver con el medio ambiente. Ya que el gasto energético empleado es muy alto.

La principal diferencia entre ambos sistemas estriba en la forma de validación de las transacciones. Sin embargo, en POW se necesita una gran inversión en hardware y en optimización del software. Pero también cierto tiempo para rentabilizar la inversión. Mientras que en la POS no hace falta nada de eso. Ya que no hace falta equipos punteros para poder llevarla a cabo.

El algoritmo empleado por la POW es muy competitivo, mientras que en la POS no es así. En la Prueba de Trabajo también se está favoreciendo a los mineros con mayor capital y tiempo de inversión. Por contra, en un protocolo POS es diferente. La rentabilidad obtenida va en función del dinero invertido, es lineal.

Con estas diferencias entre POW y POS, seguro que podrás extraer tus propias conclusiones. Como por ejemplo cuál de los dos protocolos es mejor. No está de más informarse sobre todos los procesos que van asociados al llamado “dinero digital”.

Con ello concluimos donde los ambientalistas invierten. ¿Pero que es Blockchain?

Lo realmente novedoso de este nuevo método de pago, es sin lugar a dudas su novedoso sistema de seguridad: Blockchain. Seguramente habrás oído hablar varias veces de esta tecnología sin terminar de entender bien de qué se trata, pero no es tan difícil como parece.

El sistema Blockchain está formado por una serie de “bloques” que no son más que las transacciones que se dan dentro ese sistema. Cada una de ellas es transmitida a una red del tipo peer-to-peer integrada por miles de computadores de manera cifrada. Cada uno de esos bloques cuenta, a su vez, con un código llamado hash para que pueda ser validado.

Este elaborado sistema tiene como resultado que todos los usuarios de dicha criptomoneda logren estar informados de cada transacción que ocurra. Esto deriva en una mayor seguridad que previene robos y fraudes dentro del sistema.

¿Qué criptomonedas son más rentables?

En la actualidad, las criptomonedas más rentables son Bitcoin y Ethereum, y entre ambas existen un mar de diferencias, multiplicándose casi por 5 el valor. Sin embargo, ambas generan un impacto negativo en el ambiente por el momento, así que la mejor opción quizás sea apostar por una más pequeña pero que te dará buenos réditos: Ripple.

Tipos de criptomonedas

Esta criptomoneda joven llama a todos aquellos emprendedores del mundo a unirse a su sistema, sin la necesidad de máquinas trabajando de manera continua. Además, predecir el futuro de Ripple y phoenixsiv es mucho más sencillo que con otras monedas, por lo que, si eres un principiante en la materia, estas son la mejor opción.

Hay que pensar que el mundo del “crypto coins” es un negocio y como tal, tiene sus riesgos y beneficios, pero como dijo un hombre sabio… “Para cualquier emprendedor: si quieres hacerlo, hazlo ahora. Si no lo haces, te vas a arrepentir”

Recuerda siempre, que cada paso que damos en el planeta deja su huella, aunque para nosotros no sea visible en el momento. Hacer dinero nunca está mal, el problema es qué método vamos a utilizar. (minería POS o POW)

¡Si te ha gustado el artículo, compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿tienes una duda o propuesta?

Estamos encantados de hablar contigo

Contacto